lunes, 25 de enero de 2016

DE NUNO NEVILLE A GARY ESPIRITO SANTO

Definitivamente, el proyecto deportivo de Peter Lim en el VCF es una estafa. Del equipo TOP que nos vendió el Mesías Amadeo, a lo que tenemos actualmente hay un abismo y medio.
Fichajes de medio pelo, futuras promesas con poco presente y jugadores de perfil similar, que no ofrecen nuevas variantes, conforman una plantilla descompensada, con poca experiencia y desestructurada. Si a esto añadimos el sobreprecio que se ha pagado en muchos casos, tenemos como resultado lo que es el VCF actual: un desastre.
Dejar a Nuno como responsable de las parcelas técnica y deportiva, fue otro de los despropósitos del Lim Team: ni servía como entrenador ni como director deportivo, o mánager, o como se le quiera llamar.
Y, como si no existiera un mañana, tras la destitución de Nuno, no se les ocurre más que traer un novato (amiguete) cuyo único aval es haber jugado en el Manchester United y que está empeorando los números de su antecesor: de Nuno Neville a Gary Espírito Santo, tanto monta.
Tras el empate agónico de ayer en Riazor, el exjugador-comentarista-entrenador simpático se descuelga con que el equipo quizá no esté preparado todavía para ganar. Oiga, vaja vosté a fer la mà.
Este club es el VCF y ni Neville, ni Mendes, ni Lim y sus millones pueden venir a burlarse y a utilizar el club como un escaparate para sus negocios y sus ambiciones. Aquí detrás hay sentimientos, pasión, amor, fervor de mucha gente y de muchos años.
No olvidemos que el VCF tiene la misma deuda que cuando llegaron los Salvadores de Oriente, y ni somos la envidia de Europa, ni llegan grandes fichajes, ni terminan el campo, y por no hacer, no son capaces ni de encontrar un sponsor para la camiseta. Las mentiras del Mesías Amadeo (que no cobraría nunca del club, pero que acabó aceptando por no hacerle un feo al gran jefe; finiquito incluído) que nos vendió una moto que se va desmontando poco a poco según va pasando el tiempo.
Y ante cada nuevo fracaso se dedican a crear cortinas de humo para tapar los ojos de la afición, incorporando a gente que fue algo en el club, y que tienen los días más contados que un veterano en la antigua mili. A la lista de los Kempes, Sol, Angulo, García Pitarch, Vicente, se unirá próximamente Jaime Ortí, Jorge López...y lo que haga falta.
A todo esto, el Predicador de Castellón y sus monaguillos están jodidos por no haber podido sacar todavía sus camisetas conmemorativas del "Amadeo, gracias por todo". Qué pena.
En fin, a ver si hay suerte y en un arrebato de rabia les da a loa "meritones" por vender las acciones a otro y se largan de una vez de aquí (y si se quieren llevar a alguno de los que ya había, mejor).
Triste todo, muy triste.